¿QUÉ RECUERDOS TENES DEL BRITISH DE CUÁNDO ERAS ALUMNO?

Buenísimos recuerdos. La parte deportiva era buenísima. Hacíamos una cosa que a mi entender hoy le falta al Colegio que era hacer las temporadas. Los deportes se hacían por temporadas.

Hacíamos rugby, fútbol no había, todos aprendimos a jugar y seguimos jugando después, pero las temporadas permitían que hiciéramos el mismo deporte todos juntos, primero rugby, después atletismo donde participábamos de competencias interliceales, el inter houses, se le daba mucha importancia al atletismo. Durante unos años se hizo natación también. No había ese problema del que no juega al futbol juega al rugby. Había mucho registro de las cosas que se hacían. Los colegios y los clubes se basan mucho en mantener las tradiciones y me parece que en algún punto se está perdiendo un poco eso.

¿Y ACADEMICAMENTE COMO ERA EL COLEGIO?

Era buenísimo, hacíamos los exámenes de Cambridge, teníamos mucho profesor “gringo” que estaba bueno. Tengo muchos y buenos recuerdos de profesores que era cracks como el “Tata” Oxtton que era un escoces y vino como profesor de educación física inicialmente. Fue profesor de mi madre y cuando lo tuve yo era profesor de Maths y era un fenómeno. Mr. Gibsson, un montón de ingleses o galeses o escoceses, británicos digamos, que eran muy buenos.

Con el tiempo y después de haber podido mandar a mis hijos también al Colegio, te das cuenta que el esfuerzo re vale la pena y soy súper agradecido de haberme educado aquí.

Mi vieja de apellido Tilve, fue Head Girl, así que, con mi nieto, es la 4ta generación que pasa por el British.

 

¿CÓMO FUE LA TRANSICIÓN DE PASAR DE JUGAR EN LA FIRST XV A PONERSE LA CAMISETA AZULGRANA?

Yo lo veía con desesperación, para mi llegar al Plantel Superior y jugar, era lo más importante que me podía pasar.

Llegué muy joven y quedaban todavía algunos veteranos jugando y nos hicimos muy amigos. Con Faja (Raúl Fajardo), Mimi (John Leaman), con Frechi (Jorge Freccero), locos que son 5 o 6 generaciones mayores que yo.

Después si un día no había entrenamiento por algún motivo, nos quedábamos a jugar al squash y los veteranos squashistas como Ronnie Mc Gregor que era un gran jugador de squash nos enseñaba. Jugábamos al Tute, al Truco, al Dudo.

Era muy lindo y muy enriquecedor.

¿CÓMO ERA EL CLUB EN LA EPOCA QUE SUBISTE AL PLANTEL SUPERIOR DE RUGBY?

Desde el punto de vista social y de integración era fantástico.

Deportivamente amateur. Entrenábamos en condiciones pobrísimas rugbísticamente hablando, cerca de la sede lo único que había era una canchita de balastro dónde jugábamos al fútbol 5 antes de entrenar. Nos pasábamos la pelota en la rambla. Pero desde la integración de todas las generaciones era muy bueno. Nos quedábamos a comer, íbamos al cine.

Cuando empezamos a entrenar en la sede del Colegio, eso se perdió mucho y terminamos viviendo un momento crítico.

Terminábamos de entrenar y no había un lugar dónde quedarse, lo mismo pasaba el día que jugabas. Se empezó a perder esa camaradería que nos identificaba.

Cuando finalmente se pudo hacer la Sede en el predio del Colegio, recreamos aquella integración de distintas generaciones, con una infraestructura mucho mayor y un lugar muy ameno.

¿QUÉ IMPORTANCIA TUVIERON LAS GIRAS DE RUGBY A SUDÁFRICA Y ESTADOS UNIDOS PARA EL FUTURO DEL CLUB?

Por un lado, hicieron que el rugby del Club se empiece a poner un poco más serio. Que se entrene más, ponerse mejor físicamente. Si bien no había las facilidades que hay hoy de gimnasios y esas cosas, se empezó a tomar otro camino, empezamos a ver lo que se hacía en otros lados.

La gira a Sudáfrica fue, desde el punto de vista rugbístico muy superior a la de Estados Unidos, obviamente por lo que se juega en un lado y otro.

¿QUIÉN FUE DAVID JACOB?

Una persona que hizo cosas de manera desinteresada por este club.

David Jacob era un sudafricano, no recuerdo si era Agregado Cultural o Encargado de negocios de la Embajada.

No recuerdo cómo llegó al club, pero un día vino y nos dijo “Yo los voy a llevar a Sudáfrica”. Nos reímos todos como diciendo éste está loco, no podemos organizar un viaje a Buenos Aires ¡y nos quiere llevar a Sudáfrica!

Empezó a trabajar en la organización de una gira que terminó siendo espectacular. Era un momento para los sudafricanos dónde no tenían tanta visita por el tema del Apartheid.

Fue tan increíble ese viaje que David había organizado su casamiento en el medio del viaje y fuimos todos al casorio. Un fenómeno.

Pero después, cuando se hizo embajador y ya finalizaba su carrera, pidió que su último destino sea Uruguay. Y otra vez nos dio una mano tremenda con el Seven trabajando de manera silenciosa para que lleguen equipos sudafricanos a competir a Punta del Este.

Otro año con la sesión del Campus de Maldonado. teníamos todo cerrado y faltando nada nos llaman de la Intendencia de Maldonado y nos dicen que no nos iban a dar el Campus.

Hacía poco se había inaugurado la plaza Nelson Mandela en Maldonado y sabíamos que David había estado. Lo llamé y le dije “David, vamos a tener que pedir una reunión con De los Santos” y le expliqué.

Cuando llegamos nos hicieron esperar un rato. Entramos al despacho de De los Santos, nos sentamos y el tipo de mal humor le dice a David “Antes que nada quiero saber en carácter de qué viene usted, si cómo Embajador o como qué”. Y el David le responde “Vengo acá como socio del Club y el que le va a hablar es mi Presidente”. Y no le habló más en toda la reunión. Nos fuimos con el Campus para hacer el Seven.

Vino a Uruguay para la fiesta de los 100 años, se quedó en casa. Me manda wapp cuando hay partidos importantes del Club, o ahora con el tema del Seven de Uruguay.

Mucha gente no tiene idea de quien es David para el Club, pero básicamente es un sudafricano que se hizo hincha de Old Boys.

¿SIEMPRE TUVISTE PERFIL DE DIRIGENTE? ¿CÓMO EMPEZASTE A SER DIRIGENTE EN EL CLUB?

Nosotros siempre jorobábamos que terminabas agarrando cosas porque te apretaban (risas). Estuve en una Directiva siendo el Gato (Gabriel Arancibia) Presidente, me pidió él mismo que me sume.

Teníamos alquilado un local en la Galería Roma donde hacíamos las reuniones de Directiva.

Después, cuando Ricardo Deal fue Presidente me pidió para que sea el delegado en La Unión. Terminé ahí, obligado, para dar una mano, interés cero, como Secretario en la URU cuando Gustavo Zerbino era el Presidente.

Y con la Presidencia fue lo mismo, en un momento quedé solo y no me quedó otra. Me acorraló Ricardo (Deal).

Igualmente, en el caso del club, uno lo hace con agradecimiento y contento, pero es bravo, Por eso hay que asegurarse que viene alguien atrás. Es como cuando en el cumple de 15 te toca bailar con la cumpleañera. Si no te aseguras que después de vos venga alguien, te quedas bailando todo el vals (risas).

 

¿CÓMO ERA EL RELACIONAMIENTO CON EL COLEGIO EN TU PRESIDENCIA?

Muy bueno. En el Board estaba Robbin Cooper, que era de una generación 3 años mayor que la mía, tuvimos una relación impecable. Eran conscientes que la presencia del club generaba un ganar-ganar y estaban muy conformes con eso.

 

¿ESTUVISTE PRESENTE CUANDO SE EMPEZÓ A HABLAR DEL ANEXO?

Estuve en la conversación y en la votación también. Eso fue durante la presidencia de Santiago (Cat) y Santi fue quien me sucedió. Hacía rato que se hablaba de eso, pero no era fácil.

Hoy es una realidad, se está desarrollando, ya hay canchas, los barrios siguen creciendo y es un lugar que se va a terminar integrando. Va a quedar buenísimo.

SOS EL ENCARGADODE LAS CANCHAS ¿ES DIFÍCIL MANTENER LAS CANCHAS EN BUEN ESTADO HABIENDO TANTA ACTIVIDAD?

Si. Es más difícil en rugby que en futbol por que el hecho de que el rugby no se suspende. El fútbol lo suspende la Liga y no tiene scrum. Ahí hay un hándicap muy grande.

El Colegio tiene una ventaja que se encuentra en un lugar donde el drenaje del suelo es bastante bueno y eso ayuda muchísimo. Y con arena por ejemplo se mejora. Acá hace 30 años que tiramos arena y eso mejora la textura del suelo, hace que las raíces respiren mejor.

En el Anexo es diferente, se va mejorando, pero cuesta más.

Hoy es más difícil justamente porque aumento mucho el uso, hay más deporte, pero también hay más mantenimiento.

¿SOS UN SOCIO ACTIVO? TE VEMOS MUCHO JUGANDO AL TENIS.

Cuando dejamos de jugar al squash y al fútbol, nos interesamos por el tenis. El Colegio tenia las canchas, pero no les interesaba desarrollarlo y conseguimos que nos cedieran el uso a cambio del mantenimiento. Recuperamos las canchas que estaban arruinadas y hoy en día creció mucho y sigue creciendo el interés por este deporte.

Socialmente tratamos de estar presentes, venimos a todos los partidos de rugby, me encanta venir al Club.

¿QUÉ SENSACION TE CAUSA VER EL CLUB HOY DESPUES DE HABER VIVIO TANTAS COSAS?

A veces me parece que estamos hoy en un punto crítico de pensar en qué queremos. Si nos queremos mantener en un club de ex alumnos con actividades deportivas.

Capaz por mi vejez y mis preferencias, lo entiendo como un club de rugby, hockey y un montón de otros deportes. Capaz que a los futbolistas no les gusta. Yo también fui futbolista. En mi época de jugador hicimos a Old Boys ingresar a la Liga, después creamos el equipo de veteranos, y es espectacular, pero en mi concepto, el fútbol es como otro deporte no principal y me gustaría que se siga entendiendo así.

Las generaciones van cambiando y la demanda del futbol es obvia y me encanta, pero bueno, pienso que la tradición hay que mantenerla.

¿QUÉ MENSAJE LE DEJARÍAS A LOS CHICOS QUE VAN TERMINANDO EL COLEGIO Y MIRAN LA POSIBILIDAD DE SUMARSE AL CLUB?

Que aprovechen las facilidades que tenemos acá y en el Anexo, para sentirse parte de la comunidad del Club, desarrollar la integración, es parte de la vida del Club.

E insistir con el tema de las tradiciones. Entiendo yo que es fundamental en clubes como el nuestro.

Revista Oficial
-

Diseño web CreaWeb